¿Qué consumen los actores cuando los vemos tomar drogas en el cine?

¿Alguna vez te preguntaste con que reemplazan la cocaína, marihuana o heroína cuándo ves a los actores consumiendo drogas de manera tan explícita en la pantalla?

Hay detalles que no pueden modificarse digitalmente. Si Ewan McGregor se inyecta heroína, si Pacino aspira coca, o si Seth Rogen fuma marihuana, la magia del cine nos hace creer que realmente las están consumiendo, pero la verdad es que no es así.

Al Pacino en Scarface (1983)

Esta es la montaña de cocaína tal vez más recordada del cine. Al Pacino le entró con todo al polvo blanco en esta película y, según dicen, las consecuencias de hacerlo lo podrían perseguir hasta el día de hoy. Steven Bauer, quien interpretó a Manny en Scarface, contó que el polvo que aspiraban era laxante para bebés y que las consecuencias de hacerlo eran las mismas que la de ingerirlo. Al parecer, tanto Pacino como el resto de los actores, no tuvieron inconvenientes para ir al baño durante la filmación.

Jonah Hill en The Wolf of Wall Street

Jonah Hill y DiCaprio en The Wolf of Wall Street

Si decimos Scorsese decimos El Lobo de Wall Street. Y si decimos El Lobo de Wall Street decimos cocaína. Hubo mucha, tal vez demasiada, y tanto DiCaprio como el resto de los actores tuvieron que verse muy de cerca con la substancia blanca que la representaba. 

Lo que aspiraron los actores durante el rodaje de esta película fue un polvo de Vitamina D que resulta inofensivo en pequeñas dosis. Pero, ¿qué pasa si las dosis no son tan pequeñas?

Según el propio Jonah Hill, después de aspirar tantas pequeñas dosis de Vitamina D durante siete u ocho meses, terminó afectado por una bronquitis. No importa que tan inocuo sea el polvo, al ser aspirado durante tanto tiempo le generó un problema bronquial por el cual necesitó asistencia médica.

Seth Rogen y James Franco en Pinneaple Express (2008)

Drogas en el cine - James Franco Seth Rogen

Lo raro de esta película es que Rogen y Franco no hayan fumado marihuana durante el rodaje. Al ser dos grandes defensores del libre consumo, podríamos esperar a que lo hicieran cómodamente frente a la pantalla.

Sin embargo, el director de la película no quería ningún tipo de distracción por lo que se encargó de conseguir un lote completo de una hierba que no tiene THC, el principal constituyente psicoactivo de la marihuana. De esta manera, los actores podrían fumar de manera real sin olvidarse fragmentos del guión.

 Ewan McGregor en Trainspotting (1996)

Ewan Mc Gregor - Trainspotting

El realismo, la oscuridad y la profundidad de Trainspotting nos impactaron a todos en 1996. Junto con Requiem For a Dream, son dos de las películas que mejor representan la dureza del consumo de Heroína.

Por lo general, a la hora de aplicar una inyección, los maestros de utilería utilizan jeringas con agujas retráctiles que impiden la perforación de la piel. En este caso, para que fuera más real, se utilizaron jeringas reales inyectándose en brazos protésicos en los que claramente se puede ver la piel siendo perforada.

Ryan Gosling en Half Nelson (2006)

Drogas en el cine - Ryan Gosling Half Nelson

Dejamos atrás la cocaína, heroína y marihuana para hablar de una droga diferente: el crack. La actuación de Ryan Gosling en Half Nelson fue tan convincente que, además de valerle una nominación al Oscar, nos hizo dudar si realmente había probado la droga para lograr una reacción tan real.

Sin revelar información sobre el actor, el maestro de efectos especiales confesó el elemento que utilizó para representar el Crack en la película. El artista rompió una taza de café en varios pedazos y luego la tiñó de color marrón. Para las escenas en las que lo tenían que fumar, usaban un pedazo de porcelana con un trozo de tabaco por detrás para que pudiera encenderse y echar humo.

The Breakfast Club (1985)

The Breakfast Club - Drogas en el cina

En esa época no era habitual que se fumara marihuana frente a las cámaras. Sin embargo, en The Breakfast Club decidieron arriesgarse a incluir una escena con cigarrillos de marihuana y tal vez, esa sea una de las razones por las que aún recordamos esta película.

Con mucho menos conocimiento del que hoy se tiene sobre la hierba, los actores fumaron cigarrillos de óregano. No se tienen datos sobre los efectos que esta hierba aromatizante pudo haber tenido en sus organismos pero, insistimos, no lo hagan en sus casas.

Mickey Rourke en The Wrestler (2008)

Mickey Rourke - The Wrestler

Luego de décadas enfrentando a sus adicciones, Mickey Rourke tuvo su gran momento en Hollywood interpretando a Randy Robinson en El Luchador. El personaje tenía que consumir cocaína y para hacerlo utilizaron una sustancia llamada Inositol.

El Insoitol es una sustancia similar a las vitaminas que puede encontrarse en plantas y animales pero que también puede crearse desde cero en un laboratorio. Sus efectos, por supuesto, son “practicamente” inocuos para el ser humano.

Decimos prácticamente porque, luego de consumirla, Rourke experimentó un ataque de ansiedad. Sus pulsaciones se aceleraron y sintió que tenía un exceso de energía. Al explicarle que esos efectos estaban dentro de lo esperado en algunos organismos, el actor estuvo a punto de mandar a cagar a la producción de la película.

Sin embargo, Bauer asegura que el consumo de ese polvo tuvo consecuencias respiratorias que continúa experimentando en la actualidad.

Channing Tatum y Jonah Hill en 21st Jump Street (2012)

Channing Tatum y Jonah Hill en 21st Jump Street

Esta droga ficticia nos hizo reír, y mucho, cuando vimos a los dos personajes consumiéndola para mantener su fachada. En este caso se trataba de un ácido que debía disolverse debajo de la lengua y para consumirla, utilizaron algo muy similar a las ostias que se toman en la iglesia durante la comunión.

El detalle es que si vivís en Estados Unidos podés consumir un set completo de la película por apenas un puñado de dólares en internet.

Liam Nesson en Non Stop (2014)

Liam Nesson en Non Stop

El protagonista de Taken fumó durante muchos años de su vida pero para cuando le llegó la hora de filmar Non Stop, había logrado dejar de lado esa adicción. En consecuencia, no quería ni pensar en la idea de tener un cigarrillo cerca de su boca.

Obligados por necesidades del guión, los realizadores decidieron hacer cigarrillos caseros que contenían té de manzanilla. Una forma muy rara de tomar té.

Kevin Spacey en Aerican Beauty (1999)

Kevin Spacey en Aerican Beauty

No es por hacer leña del árbol caído pero la excepción que confirma la regla es justamente el actor al que todos condenamos desde hace algunos años.

En esta escena de Belleza Américana no se preocuparon por conseguir marihuana sin THC ni por fabricar cigarrillos de óregano. Aquí los actores directamente se fumaron un porro y, tal vez, de ahí allá surgido lo convincente de esta actuación.

Billy Bob Thornton en Bad Santa (2003)

Billy Bob Thornton en Bad Santa

Las variedades de bebidas con las que puede remplazarse el alcohol son incontables. Té helado con gas, cerveza sin alcohol, jugo de manzana, son algunas de los usos tradicionales pero, en ocasiones, los actores eligen cosas más intensas.

Para Bad Santa, Billy Bob Thornton decidió retomar su pasión por la actuación de método y decidió interpretar esta borrachera entrando en el set completamente borracho

Robocop 2 (1990)

Billy Bob Thornton en Bad Santa

En el cine también hay lugar para drogas que no existen. En Robocop 2, una nueva droga llega a las calles y es combatida violentamente por la policía. Se trata de Nuke, el narcótico más adictivo de la historia.

Lo vimos en la calle, distribuido en pequeñas pipetas que contenían una solución salina utilizada para conservar lentes de contacto. El único proceso al que el líquido era sometido fue teñirlo de rojo.

Colin Farrel en Horrible Bosses (2011)

Colin Farrel en Horrible Bosse

Este actor manifestó haber atravesado por una adicción a las drogas luego de llegar a Hollywood desde Irlanda. Para el papel de Bobby, tendría que enfrentarse varias veces al demonio blanco que lo había atormentado mucho tiempo atrás.

Según dicen, para mantenerse en el papel, Colin Farrel inhalaba la falsa cocaína incluso cuando no estaban rodando. Entonces, ¿Qué era realmente lo que consumía el actor?

Nada más ni nada menos que leche en polvo.

Michael Bytes, el director de utilería de la película afirma que no es nociva y que puede inhalarse sin problemas. Desde aquí, por supuesto que no lo recomendamos.

En definitiva, desde Radio de Babel desaconsejamos el consumo de cualquiera de estas sustancias. Tanto de las verdaderas como de las inocuas utilizadas para las películas. Sin embargo, si llegan a desoir nuestro consejo y las utilizan, inviten y dejen acá sus comentarios contando qué fue lo que les sucedió.

Comentarios

ajenoaltiempo

Director y Redactor en Radio de Babel. Redactor en Amitosai Blog. Redactor en Cineverso ASN. Escritor de Terror y no tanto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *