No tengo ningún reparo en afirmar que el episodio número 15 de la novena temporada de The Walking Dead (The Calm Before) ha sido uno de los mejores en toda la historia de la serie, sorprendiendo tanto a los espectadores puros como a los precavidos lectores del cómic que conocían con anterioridad la escena final con la que se cerraría esta historia.

Es justo reconocer que la serie no ha sido tan valiente como en épocas anteriores como en las que, sin dudarlo, se cargaba a un protagonista al que creíamos inmortal hasta ese momento pero, teniendo en cuenta que en esta misma temporada han borrado de la serie a Rick y que en la temporada anterior a Carl, considerémonos agradecidos de no haber perdido, al menos por le momento, a ninguno de los grandes personajes de la serie.

Escuchá nuestro podcast con la review completa del episodio haciendo click acá.

No obstante, la realización y la forma en que TWD decidió presentarnos a los muertos de turno y cómo nos fue desorientando sobre las mismas a lo largo de la temporada, merece ser mencionada como una gran jugada en la historia de la serie. Mucho mejor, por supuesto, que aquel bajo recurso de Negan asesinando a batazos a un desprevenido camarógrafo para mantener el misterio de la muerte de aquel que sabíamos morir.

¡Cuánta desazón durante aquellos meses! La certeza de que uno de nuestros personajes favoritos junto con la ilusión de que, tal vez, había sobrevivido hicieron insoportable el tiempo en el que la serie sale del aire para luego, al resolver la escena, destrozarnos el corazón al mismo tiempo que la cabeza de Glenn.

Lejos de toda esta historia, Angela Kang decidió cerrar el episodio sin dejar ningún margen de duda sobre quienes, cómo y cuándo, con una escena que merece ser repasada en detalle para su completa apreciación.

Luego de la división del grupo en dos en medio de la noche y la impotencia de nuestros supervivientes frente a los Susurradores, Alpha decide amenazar y liberar a Daryl haciéndonos creer que tal vez puede haber sido capaz de matar a su propia hija. Sin embargo, ante la pregunta de Daryl, un flashback nos deja en claro que no ha sido así.

«Hemos marcado el límite al norte, lo verás al irte». Dice Alpha y todos los que sabemos a que se refieren comenzamos a sentir que se nos estruja el corazón. Imagino que la sorpresa para aquellos espectadores puros que no tienen idea de lo que sucede en el cómic, incluso debe haber sido mayor.

Los violines comienzan a sonar cuando los supervivientes encuentran a Siddiq golpeado y amarrado a un árbol quien compungido, se limita a señalar pendiente arriba, lugar al que todos se dirigirán a continuación.

La intensidad de la música aumenta a medida que el suspenso crece y vemos las famosas picas ubicadas una al lado de la otra, con algo que parecen (aunque sepamos que lo sean) cabezas humanas. Pero, ¿de quienes?

Suscribite a nuestro canal de Youtube para no perderte ninguno de nuestros videos sobre The Walking Dead

Sabemos que hay varias picas porque las hemos visto desde lejos y desde atrás pero lo importante es cuáles son las cabezas que se encuentran sobre ellas.

La sorpresa en la cara de Yumiko nos hace creer que está viendo una cara conocida sobre la pica. Tan solo un par de secuencias atrás, la vimos despedirse emotivamente de Magna y comprometerse a volver a encontrarse lo antes posible. ¿Será Magna quien está en la pica? ¿Se atreverán los realizadores a matar a un personaje presentado hace tan poco tiempo?

Magna no ha muerto pero quien si ha perdido la cabeza es otro personaje que ha debutado en la serie hace tan solo un par de episodios: Ozzy, lider de The Higwaymen, Alek, su mano derecha y DJ, el guardaespaldas o ayudante de Michonne.

Allí vemos el rostro devastado de Michonne y a Siddiq, golpeado, también conmovido por lo que están viendo.

Nos vamos al Reino para ver a Eugene, preguntándole a Nabila por Frankie. Estoy casi seguro que la chicha que está junto a él es la hija de Frankie que había desaparecido en el flashback del episodio anterior.

Vemos la cabeza de Frankie (ex esposa de Negan) en la pica.

Volvemos al Reino para ver a Earl Sutton, el herrero, con el bebé Adán en brazos y junto a Connie y Kelly preguntándose a dónde está Tammy Rose.

Su cabeza también está en una pica.

Gage, uno de los adolescentes a los que tanto nos cuesta querer de Hilltop está esperando a sus amigos pero no los encuentra.

Las cabezas de Rodney y Addy también están en una pica.

En La Feria ha comenzado el show de Luke y Alden. Escuchamos la canción que ambos interpretan sin que dejen de sonar los violines y se puede ver el contraste entre la alegría de Luke y el desconcierto de Alden al no encontrar entre el público a su recién declarada novia, Enid.

La cabeza de Enid sobre la pica.

Siddiq mira hacia otra cabeza (no sabemos cuál). Se quiebra y comienza a llorar desconsoladamente.

En El Reino, Gabriel le pide a Eugene que «si la ve» le avise que la está buscando. Previamente nos habían mostrado a Alpha viendo fijamente a Rosita, Gabriel y Eugene así que imaginamos que la joven embarazada también fue una víctima de los Susurradores.

Sin embargo, la cabeza que estaban viendo era la de Tara. Una muerte impactante que no estaba en casi ningún pronóstico.

¿Es acaso la muerte más importante? Si y no.

Mientras nuestra cabeza intenta comprender que han matado a Tara, uno de los personajes secundarios más queridos y que parecía ganar protagonismo en su rol de líder de Hilltop.

Tenemos un pequeño respiro cuando la cámara nos muestra a Daryl contrariado pero sin llorar, recorriendo la hilera de picas de izquierda a derecha. Evidentemente, aún no ha llegado al último lugar.

En el Reino Lydia le avisa a Ezekiel sobre la presencia de su madre en la Feria y nos quedamos con la preocupación en el rostro del Rey.

Creíamos que Ezekiel era uno de los grandes candidatos pero nos lo acaban de mostrar vivo y preocupado. ¿Será cierto lo que estamos pensando? ¿Será posible que se hayan animado a hacer lo que parece que hicieron?

Escuchamos la voz de Daryl gritando ¡No! y vemos a Carol frente a una pica que, aunque no podemos ver qué cabeza sostiene, podemos imaginarlo.  Daryl corre para ponerse en medio y evitar que Carol haga contacto visual con la última cabeza pero es demasiado tarde.

Carol ya vio, ya entendió, ya cerró los ojos, ya miró a los ojos de su viejo amigo y ya los volvió a cerrar para permitirse llorar. El rostro de dolor de Carol es impactante y a todos nos remite al momento Sophia, en el que Daryl también se encargó de contenerla.

A esta altura nuestro corazón no da más. Daryl está preocupado, Carol está devastada, Ezekiel está vivo. Sabemos quien está ahí pero necesitamos verlo con nuestros propios ojos.

Es Henry.

Aquel que creímos que se había convertido en el nuevo protagonista de la serie. El remplazante de Carl. El hijo del Rey y que se yo cuantas cosas más.

Nadie esperaba que, después de todo lo que ha sucedido en esta temporada, Henry fuera uno de los caídos en esta temporada.

 

Desde la presentación del nuevo Henry, el adolescente, este tuvo más protagonismo y tiempo en pantalla que casi cualquier protagonista y resultaba imposible adivinar que pudiera morir. Sin embargo, ahí está.

La escena termina con los violines sonando bien arriba y un hermoso plano en el que vemos todas las picas y los cuatro sobrevivientes devastados frente a ellas.

La frutilla del postre es el relato de Siddiq que le agrega al episodio lo único que le faltaba: épica.

En cámara lenta y con la voz de Siddiq narrando, vemos a Ozzy, Alek y DJ intentar salvar a los cautivos. Estos tres personajes no fueron tomados prisioneros y de no haber intervenido hubieran salvado sus vidas pero se sacrificaron para darle una chance a quienes eran sus aliados.

Vemos a todos peleando por sobrevivir. A Tara defendiendo a DJ, a Tammy Rose protegiendo a Rodney, a Enid demostrando su experiencia y esperando en guardia a los caminantes que se acercan y Henry mirando a los ojos de Alpha al entrar al establo.

Sabemos que no tienen oportunidad de ganar porque ya los hemos visto muertos pero el relato, la música y la narración de Siddiq le agregan a la escena la emoción necesaria para cerrar la escena en un punto muy alto.

Llama la atención que hayan decidido cerrar el episodio con un mensaje de esperanza en lugar de tristeza y sabiendo que aún queda el episodio final, sugiero no relajarse porque tal vez, aún no haya pasado lo peor y lo vivido hasta el momento solo sea la calma que antecede a la tormenta.

Comentarios