William Zabka – Un largo camino de Karate Kid a Cobra Kai

William Zabka tenía 19 años cuando el papel de su vida llamó a su puerta. ¿Quién hubiera  imaginado en 1984 que su debut en el cine como el joven antagonista de Karate Kid lo marcaría para siempre?

Si bien Johnny Lawrence no fue un personaje demasiado complejo ni uno de los peores villanos en la historia del cine, Zabka tuvo la fortuna de formar parte de un éxito que atravesó el inconsciente colectivo de varias generaciones y se consolidó como un ícono de la cultura popular en todo el mundo.

La industria del cine no resulta para nada amigable con los actores que tienen un paso fugaz por ella. Casos emblemáticos como el de Macaulay Culkin nos remiten a decenas de actores que atravesaron por un momento de fama pero que fueron olvidados apenas unos años después. En consecuencia, son varios los artistas retirados que recuerdan con pena aquellos años en los que su vida transcurrió entre sets de filmación.

A diferencia de otros actores olvidados, William Zabka nunca renegó de Johnny Lawrence ni de su efímera popularidad. Lejos de eso, supo trazar una amistad con sus compañeros de dojo junto a los que continuó en contacto, incluso antes del reencuentro entre personajes que pudo verse en Cobra Kai.

En su cuenta personal de Instagram pueden verse varios momentos compartidos junto a ellos así como a su sensei de la ficción, el actor Martin Kove. Allí mismo, rindió un sentido homenaje a su viejo amigo y compañero de set Robert Garrison, fallecido al poco tiempo de su aparición en la segunda temporada de la serie.

William Zabka creó a Johnny Lawrence

El aporte que realizó para el personaje forma parte de la concepción de Cobra Kai como proyecto. A falta de una historia de origen por parte de los guionistas de Karate Kid, el actor tuvo que imaginar cómo sería la intimidad de su hogar y la relación con sus padres para encontrar un contexto con el que pudiera justificar su forma de ser.

Zabka imaginó que Johnny creció sin su padre por lo que el Sensei Kreese fue la única imagen paterna en la que pudo verse reflejado. Este arco argumental fue desarrollado recién en la primera temporada de la serie a modo de flashback y surgió gracias a esa vieja idea con la que el actor consiguió darle sustento a su personaje.

Lo mismo sucedió con la idea que Zabka tenía sobre su papel en Karate Kid. Para él, Johnny fue una víctima de Kreese y recibió indulgencia por parte de Daniel al despojarlo de las cadenas que lo unían a este. “La patada final de Daniel resulta liberadora para Johnny”, afirmaba el actor en una entrevista que, casualmente, era observada por los futuros guionistas de la serie.

Daniel y el Señor Miyagi salvan a Johnny de la paliza que Kreese quería propinarle debido a la derrota en el torneo de All Valley al inicio de Karate Kid 2. En ese momento, considera Zabka, el Sensei de Daniel se convierte también en su propio maestro, permitiéndole recuperar el control de su vida.

“Nunca vi a Johnny como el villano de Karate Kid. Siempre lo vi como un joven de buen corazón con una mala influencia pero el mundo lo ve diferente porque así es cómo está escrita la película.”

William Zabka sobre Johnny Lawrence

Karate Kid 5: Johnny Lawrence junto al Señor Miyagi

Sin contar esta pequeña escena que fue recortada de la primera película, William Zabka no apareció en ninguna de las secuelas de Karate Kid pero estuvo a punto de protagonizar una quinta entrega de la saga junto a Pat Morita.

La idea original pretendía que Johnny Lawrence se recibiera de médico y atendiera a un enfermo Señor Miyagi durante los últimos años de su vida.

A lo largo de la película, Johnny recibiría las enseñanzas de Miyagi estableciendo una relación similar a la del Sensei con Daniel Laruso. Ambos actores se reunieron en reiteradas ocasiones para tratar el guión y la relación de los personajes pero la película nunca llegó a rodarse.

Años más tarde, Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg vieron por TV una entrevista en la que Zabka hablaba sobre el origen que imaginó para Johnny Lawrence y comprendieron que habían encontrado el origen de una buena historia.

Cuando se reunieron con Zabka, hablaron sobre la idea de rodar Bad Sensei, una serie basada en Johnny Lawrence. El actor afirmó que pocas cosas le gustarían tanto como volver a interpretar al personaje de su vida pero que no podrían hacerlo sin la aprobación de Sony, poseedora de los derechos de Karate Kid.

Para su sorpresa, Sony había dado luz verde al proyecto y la productora de Will Smith, quien había desarrollado la nueva versión de Karate Kid en 2010 protagonizada por Jackie Chan y su propio hijo en el papel de Dre Parker, formaban parte del proyecto.

Un solo detalle restaba para que Cobra Kai se hiciera realidad: la participación de Ralph Macchio.

William Zabka había convocado a su antagonista cuando dirigió el video Sweep The Leg de No More Kings, en el que ambos, junto al resto de miembros del dojo y al Sensei Kreese, revivieron los acontecimientos de la película.

RECOMENDADO: ¿ESTÁ MAL QUE NOS HAYA GUSTADO LA SERIE MASTERS OF THE UNIVERSE REVELATIONS?

William Zabka y Ralph Macchio - 30 años después de Karate Kid
William Zabka y Ralph Macchio – 30 años después de Karate Kid

30 años después de Karate Kid

Esta no fue la única aventura de Zabka detrás de escena. En 2004 recibió una nominación al Oscar por el cortometraje Most (El Puente) el cual se encuentra disponible para ver en Youtube y por el que recibió varios reconocimientos.

La reunión definitiva de ambos actores sucedió en la comedia How I Meet Your Mother, a la que muchos consideran como el germen de lo que más tarde se convertiría en Cobra Kai.

Treinta años después del gran éxito de Karate Kid, William Zabka produce y protagoniza la secuela menos esperada de la industria del cine y la televisión cuyo éxito sorprende tanto a propios como a ajenos.

Originalmente emitida por Youtube para luego ser comprada y relanzada por Netflix, en un caso inédito entre plataformas de streaming, Cobra Kai une a varias generaciones. 

Para William Zabka, una de las razones más importantes en el éxito de Cobra Kai es que la serie puede disfrutarse incluso sin haber visto la película original. Si bien su historia aprovecha la nostalgia de cualquier título de los ochenta, evita aferrarse al pasado dándole importancia a los nuevos personajes.

“Los jóvenes que crecieron viendo Karate Kid ya son padres”, afirma Zabka y asegura que la serie les brinda la posibilidad de sentarse frente al televisor junto a sus hijos, para disfrutar de un show en el que se habla un idioma en común. Padre de dos hijas junto a su esposa Stacie, el actor conoce la importancia de compartir buenos momentos entre padres e hijos y considera que Cobra Kai es una muy buena excusa para hacerlo.

William y Stacey Zabka
William y Stacey Zabka

Padres e hijos, fanáticos de Cobra Kai

La popularidad de la serie no sólo revitalizó la carrera de sus protagonistas sino que también los convirtió en iconos de la cultura pop actual. Las remeras y camisetas con frases de los protagonistas como “No Mercy” o “Cobra Kai Never Dies” compiten con viejos clásicos de la saga como “Sweep The Leg” o “Wax on, Wax off” del Señor Miyagi.


Otra prueba de la importancia que estos personajes tienen para las generaciones actuales son las versiones Funko Pop de Johnny Lawrence y Daniel Larusso que ocupan los principales puestos de ventas en cualquier tienda virtual.

En definitiva, tres décadas después de interpretar al único gran papel de su vida, William Zabka recoge los frutos de reconocer la enorme influencia que Karate Kid tuvo en su vida y de jamás haber renegado de su participación en esa película.

Cuando el próximo 1 de enero, la tercera temporada de Cobra Kai se estrene en Netflix, la serie volverá a estar en boca de todos y formará parte del selecto grupo al que ya pertenecen The Umbrella Academy, Gambito de Dama y Stranger Things, tres de los más grandes éxitos de la plataforma.

Si bien no se conocen detalles de la trama, debido a una de las última escenas de la temporada pasada existe la posibilidad de que Elizabeth Shue regrese para interpretar a Ali Mills, el interés amoroso que ninguno de los protagonistas parece haber olvidado.

Lejos de reconciliarse, Daniel Larusso y Johnny continuarán con su rivalidad. El primero, siguiendo las enseñanzas del Señor Miyagi. El segundo, sin dudas, con una cerveza Coors Banquet en la mano.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario