Entendemos que no ha sido una decisión fácil.  En primer lugar tuviste que entender qué demonios era un podcast y para eso, luego de leer algún twit en el que se los mencionaba, tuviste que googlear y filtrar entre decenas de artículos escritos en inglés hasta encontrar alguno que intentara explicarlo en español aunque sin demasiado éxito.

Luego tuviste que conseguir alguna plataforma en la que pudieras encontrar, suscribirte y escuchar tus programas favoritos en formato podcast. ¿Es qué acaso un podcast es lo mismo que la radio on demand? ¿Por qué cárajos encontramos exitosos programas de radio entre decenas de podcasts desconocidos? ¿Es necesario suscribirte a un podcast para escucharlo? ¿Hay qué pagar?

Desde Radio de Babel queremos darte la bienvenida a este nuevo mundo en el que no encontrarás otra cosa más que satisfacciones pero primero vamos a a ayudarte para que comprendas de qué se trata y para que no te pierdas entre cientos de páginas,  archivos y aplicaciones que funcionan de manera horrorosa.

Para empezar tenemos que explicar que un podcast es un archivo de audio colgado en la web y que para explicárselo a mi abuela le digo que es como la radio común y corriente pero que se puede escuchar en cualquier momento y lugar. Antes, para escuchar tu programa favorito, tenías que esperar la hora indicada, sintonizar la radio e intentar que nadie te moleste para no perderte tu parte favorita.

Ahora, en cambio, podés escuchar tu podcast favorito cuando quieras, donde quieras y como quieras. No hay horario para hacerlo. El podcast puede ser publicado hoy y vos escucharlo mañana, la semana que viene o dentro de un año. Simplemente lo tenés que buscar, darle play y listo. No tenés que sintonizar ninguna frecuencia AM o FM. Simplemente vas a la página web del podcast en cuestión o lo buscas en alguno de los tantos directorios de podcast existentes y ya podés comenzar a escucharlo.

Supongamos que a la mitad de la reproducción descubrís que el programa dura más de dos horas y que solamente dispones de 25 minutos para dedicarle atención. En ese caso no te preocupes porque podés poner pausa y reanudar la reproducción desde el mismo punto cuando tengas disponibilidad de hacerlo y si tenés que salir y querés escucharlo en el auto, transporte público o mientras caminas te lo podés descargar a tu celular o mp3 y escucharlo al aire libre o bajo tierra aunque tal vez te resulte mucho más cómodo utilizar alguna de las tantas aplicaciones para teléfonos celulares que realizan todo ese proceso de manera automática.

Para escuchar podcast directamente desde tu celular contás con una gran cantidad de aplicaciones pero de ese tema vamos a hablar en otra entrada que vas a poder encontrar próximamente en esta misma web.

Mientras tanto, ya sabés de qué hablamos cuando hablamos de podcast y podés quedar como un erudito hablando de esto en la mesa familiar de las próximas fiestas y si conoces alguna persona que aún no sabe lo que es, recomendale esta nota y sacalo de la ignorancia.

Comentarios