Imaginate despertarte desnuda, durmiendo en el piso junto a un hombre, también desnudo, que no conoces. Imaginate que te dice que anoche tuvieron sexo y que el cansancio de tu cuerpo le da razón. Imaginate no encontrar tu ropa y descubrir que la única salida está cerrada con llave. Imaginate pedirle que te cuente lo que sucedió y que, sin ninguna razón, te mate. Imaginate morir.

Ahora que ya te imaginaste todo esto, imaginá que el tiempo vuelve hasta el momento en el que te despertás desnuda junto a ese extraño pero recordando cada detalle de lo que te acaba de suceder y podés aprovechar, en cada ocasión, para modificar tus elecciones.

Así es Volver a Morir, una película dirigida por Miguel Urrutía y en la que el destino de la protagonista ( Andrea Montenegro) quedará en nuestras manos al elegir que actitud queremos que tome en cada situación. Agobiante por su propia trama, el sentir en primera persona el miedo y adrenalina de Camila al verse acorralada y morir, una y otra vez en manos de su captor, hace que la historia obtenga una dimensión extra y se traslade a nuestra propia piel.

Es adictiva, por supuesto, y al igual que en los libros de Elije tu propia aventura, solo una afortunada serie de decisiones salvará la vida de nuestra bella protagonista y ahora que vos también lo sabés, será tu responsabilidad.

Comentarios